Poemas

María Emilia Merlo

 

María Emilia Merlo (Escalada, 1994). Estudiante de Comunicación Social en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Actualmente se desempeña como planificadora comunicacional y periodista freelance. Publicó su primer poemario Bajo en 2015 por Gigante y mantiene el blog http://laspenasylasvaquitas.tumblr.com/.

 

-¿Experimentás algún tipo de bloqueo en algún momento, para escribir? Si es así, ¿Qué hacés? ¿Cómo lo resolvés? ¿Le das tiempo?

 

Tengo bloqueos, sí, pero tienen más que ver con un período de tiempo durante el cual no siento tener nada para decir, por eso prefiero hablar de pausas o aires. Tiene que ver un poco con mi  ¿mecanismo? a la hora de escribir, bajo a la hoja cuando algo me agita, sin más pauta que esa. No tengo día ni hora ni cuota de escritura por cumplir. Generalmente si abro un Word o un cuaderno o una nota del celular, es porque ya tengo la idea, entonces fluye. Me es un poco ajeno el terror a la hoja en blanco, sé que es una especie de corriente que retorna cuando debe hacerlo. Incluso escribiendo narrativa, que para mí resulta un trabajo mucho más denso y pesado que escribir en verso, las primeras versiones salen como torrente, todo de una.

 

– Si tu poesía tuviera que formar parte de un escenario, de un lugar específico, ¿En qué parte del mundo considerás que estaría mejor ubicada, que sería más armoniosa?

Esos momentos de silencio a la hora de producir cosas nuevas no me presionan ni me causan conflictos porque los empleo para otras cosas tipo corregir, ordenar lo que ya tengo con una visión más global y, últimamente, experimentar con traducciones del portugués al español.

 

-¿Te suele ser más fácil escribir desde algún sentimiento en particular?

Me cuesta mucho pensar lo que escribo dentro de un marco, a veces la mirada de uno es medio miope en ese sentido, pero me acuerdo que al momento de salir Bajo me dijeron que la mía era una poesía del conurbano, y puede ser. Lo suburbano es una especie de hilo conductor de mis escritos, porque tiendo a escribir desde una línea interna y obviamente el Gran Buenos Aires es un fenómeno que siento y que me atraviesa, está en lo que escribo porque estoy ahí. El planteo de Bajo, desde el nombre hasta la organización del libro está planteado desde ese vértice y repito, de eso no me di cuenta yo si no, en un principio, los editores de Gigante y después algunos amigos que me fueron leyendo.

-¿Escribís seguido? ¿Qué pasa cuando no escribís? ¿Llevás bien ese momento de bloqueo a la hora de escribir?

Escribo sobre amor, siempre. Su falta, su deseo, su consumación, su pérdida, su añoranza.

-¿Qué diferencia a la poesía del resto de los géneros literarios?

Para mí, lo que hace a la poesía distinta de todo es su capacidad de noquear, de interpelar profundamente con palabras peladas. Los poetas que me gustan son directos, sin armatostes innecesarios alrededor: dicen.  A mí como lectora en la poesía es donde se me hace más evidente esa intuición mutua autor/lector, aunque tampoco creo que sea una propiedad circunscripta únicamente al género.

 

 

lo que me gritaron ese día en la calle

redobla en mí como un tambor que va a la guerra

no dijo te voy a chupar

no te dijo te voy a babear

no dijo te voy a romper

ajustar /deshacer /retorcer /destrozar

a mi medida

 

dijo:

trolita

sabés que me encantan

las chicas como vos?

 

 

 

Conurbano gore

Pensás tengo que sacar una foto

Tengo que escribir algo

Sobre esta cabeza bajo la lluvia

Sobre esta cabeza de perro que muestra los dientes y hiede

bajo la lluvia

Sobre esta cabeza y su cuerpo, más allá

Toda una noche bajo la lluvia

En el paso a nivel

De la estación de calzada.

 

 

 

dorrego y avellaneda

te saqué fotos mientras dormías

abstracto y ajeno como un muerto

o un lirio

y no te diste cuenta

 

quisiera deshacerme de esto

barrerlo en seco

pero todo queda

dentro de mi disco duro

retumba igual

que un horror infantil.

 

 

 

feriado puente

los libros que más quiero

tienen la tapa verde:

revelación /escuchás

al subte irse

ves la niebla subir

sobre la plaza en obras

 

prendés un pucho

a la sombra de tribunales

a él le queda

realmente bien esa camisa,

el domingo,

la ciudad vacía.

 

1 octubre, 2017