Sociedad

Los negros también trabajamos

 

Me imagino lo repulsivo que debe resultar para alguien de clase media ver a una negra pobre criticando al gobierno actual. Pero no sólo eso, ver además a una negra pobre de clase baja atentando contra todo el prestigio de los valores económicos que han construido las corporaciones. ¡Las hermosas empresas que vienen a darnos trabajo, los empresarios honestos y que trabajaron toda su vida!

Hablo de esas que constantemente buscan desestabilizar todo intento de consolidación de una cultura popular que ha sido dañada intermitentemente por gobiernos neoliberales que no tienen ideales, puesto que buscan producir y reproducir no más que los intereses de estos inversores.

Hablo a partir de la nota con la que me topé hoy, que consta de un video de menos de treinta segundos con un enlace rápido a la página del diario. La nota en cuestión es la siguiente: Video viral: Cristina Kirchner y los políticos que roban, según la mirada de una “tupaquera”.

¿Por qué la indignación? ¿Por qué la injusticia? ¿Por qué las ansias de poner en ridículo a alguien más, para sentir que los que verdaderamente se esfuerzan son ellos? ¿Por qué el anhelo de que aquel que recibe ayuda social sea castigado como si fuese un violador de los derechos quien constantemente se abusa del Estado tan inocente y crédulo?

Con un poder inmenso de difusión los medios masivos de comunicación lo que hacen una vez más es descontextualizar, acortar el discurso y manejarlo según su conveniencia. ¡Porque todo cierra! ¡Si no laburan! ¡Si nunca laburaron!

La explicación de un margen de pobreza enorme, cada vez más grande debido a las faltas presupuestarias del plan económico de este gobierno, no es más que “gente maleducada que no quiere trabajar.” ¿Será posible que todos quieran “vivir de arriba” y culpen por ello a este gobierno por no permitírselo?

Alcanza con unos minutos de analizar el discurso de Clarín para dar cuenta de lo verdaderamente retrógrado, racista y clasista que puede llegar a ser. Y cómo si fuera poco, la frutilla del postre pareciera ser la clásica chicana oportunista de enlazar notas que aviven el fuego de quienes ni siquiera van a entrar a leerla y mucho menos verificar sus fuentes:

Mirá también: Detuvieron a la líder de Tupac Amaru en Mendoza por estafas en viviendas sociales”

Además de todo, no es un dato menor el de este recorte tan poco profesional y falto de información. ¿No es el deber de un medio de comunicación brindar todos los datos acerca de una investigación? ¿Tiene sentido que se difunda un video viral de un supuesto “periodista independiente”? Porque en todo caso deberíamos nosotros, como lectores, pensar en qué es lo que verdaderamente quieren lograr con los títulos, apreciaciones personales, noticias enlazadas y toda esta cháchara que no pareciera ir a ningún lado.

Una vez más, el Grupo Clarín pareciera haber logrado su cometido. Desinformar a gran escala, causar confusión, desviar la mirada de los hechos políticos terribles que vienen ocurriendo en el devenir de los días, un Estado que encarcela ilegalmente a Milagro Sala y además andan campantes por la vida con la impunidad de publicar notas como esta.

Acerca de esta publicación hoy vi comentarios aberrantes, faltos de empatía y sobradores. A lo que yo me pregunto, señores y señoras, ¿será que disfrutan la desgracia ajena? ¿O simplemente están justificando un discurso sin investigar su realidad? ¿No se dan cuenta que nunca nadie realmente vivió panza para arriba con planes sociales? O peor aún… ¿Será que se comieron el verso de una Argentina llena de vagos y de analfabetos que sacan provecho del Estado? Porque yo digo… si así fuera, ¿por qué, entonces, el Estado actual sigue quitando fondos destinados a la educación y los destina a otros misceláneos? ¿Por qué el Estado recorta los puestos de trabajo estatal? Pensé que con ellos realmente íbamos a agarrar la pala todos. ¿Por qué el Estado reprime a los manifestantes despedidos injustamente? Ellos sólo quieren trabajar. Una suerte de juego histérico esto. “Hablar de democracia y callar al pueblo es una farsa. Hablar del humanismo y negar a los hombres es una mentira”, dice Paulo Freire. No pareciera que el gobierno realmente quiera que trabajemos, ya que cuando se reclaman los derechos para preservar y dignificar el trabajo, ellos toman acciones anticonstitucionales de represión contra los docentes, que son quienes luego forman día a día a los pibes de cada barrio. Finalmente entonces, Clarín, decidí: ¿trabajamos o no trabajamos los negros? ¿Podemos estudiar en una escuela pública digna y con docentes respetados y cuidados? ¿La cultura de los barrios vale? ¿La muerte de una mina, de un villero, de un israelí, te importa? ¿O sólo el atentado en Europa es digno de tu lástima?

Forne

Editor General. Originario de Barrio La Perla, Temperley. Se interesa por las pequeñas grandes cosas como la poesía, las plantas, la justicia social.

LEAVE A COMMENT